sentirse vivo

Follow

13 maneras de sentirse vivo

Una cosa es estar vivo y otra es sentirse vivo.  Aquí nos referimos a que estés mucho más que en cuerpo presente repitiendo día tras día una rutina sin entender el propósito de lo que haces.

Sentirse vivo implica que estés más anclado al aquí y ahora, que sientas la conexión entre lo que haces y tus más profundos anhelos; que disfrutes más, dejes de hacer por hacer, reflexiones frecuentemente y VIVAS con letras mayúsculas, subrayadas y en negrita.


Comenzamos con la lista de actividades para sentirse vivo


1 -Sal de la zona de comodidad, prueba algo diferente.

Si hay algo que te genera mariposas en el estómago o te da un poco de temor natural, pero a la vez curiosidad, hazlo. Sal de la zona de comodidad y prueba algo distinto que te estimule, que llame tu atención.

sentirse vivo
Photo by Nathan Dumlao on Unsplash

La rutina es positiva para que puedas organizarte, porque te ofrece situaciones más predecibles, pero en dosis elevadas te atrapa, te automatiza y te resta capacidad de asombro.

Observa a los niños, esa felicidad u optimismo característico va aderezado con esa gran curiosidad que ellos tienen por descubrir y probar.  A veces se asustan o se sienten incómodos, lo mismo te puede pasar, pero eso es parte de la experiencia y del objetivo con esta actividad.

Pregúntate: ¿qué has querido probar hace tiempo y lo has pospuesto por temor?  Es hora de hacerlo.

2 -Revisa tus metas, elige al menos una en la que te vas a enfocar.

El tener metas retadoras te mantiene despierto, interesado, buscando las formas de lograrlas.

Es momento de que revises la lista de propósitos de año nuevo y resaltes aquellos con los que te sentirías muy feliz si los logras o al menos te acercas a conseguirlos.  Sé selectivo.  Elige 3 a 5 y luego enuméralos por orden de prioridad.  Ese que quedó de #1 es el candidato perfecto para convertirlo en una meta.

Para que lo pongas en un formato de meta que te ayude a lograrlo puedes apoyarte con la información de esta entrada.

Si no tienes lista de propósitos de año nuevo o metas, mas vale que vayas pensando en algo que te encantaría lograr, que añada valor en tu vida.

Vamos a ponerle ganas, que esto se trata de sentirse vivo.

3 -Enamórate de ti mismo primero y date muestras de amor.

Haz estado enamorado alguna vez, ¿qué sueles hacer?  Además de pensar constantemente en esa persona, qué le dices, qué haces por ella.  Eso mismo lo vas a aplicar en ti.

sentirse vivo
Photo by kevin laminto on Unsplash

Piensa en alguien enamorado o en ti si lo estás.  Al principio quieres descubrir lo más que puedas sobre esa persona, su mundo.  Te toca trabajar en tu autoconocimiento, en redescubrirte, ver quién eres ahora.

Estas preguntas te pueden ayudar a ver dónde estás ahora, cuáles son tus gustos, sueños e inclinaciones.

Háblate bonito, como le hablarías a la persona objeto de tu afecto; di palabras cariñosas para ti, en vez de qué torpe soy, vale equivocarse mi corazón.

Trátate con similar respeto, afecto y consideración como lo harías por esa persona a la que amas.  Cliquea aquí si quieres otras recomendaciones para mostrarte amor.

4 -Descansa apropiadamente.

Si hay algo que te resta vida es la falta de descanso apropiado.  Durante la noche el cuerpo corre procesos de renovación y reset; si no descansas apropiadamente en la noche y te tomas algunos espacios de desconexión y descanso durante el día actuarás como un autómata con poca energía y vida.

Ya hay estudios que han probado que el descanso inapropiado tiene consecuencias físicas y emocionales negativas para el cuerpo.

Si quieres tener días más llenos de energía, ideas creativas y vida evalúa la cantidad y la calidad de tu descanso.  No es igual dormir 6 horas bien que 8 entrecortadas o interrumpidas.

Prepara tu ritual para la noche antes de dormir.  Si te cuesta conciliar el sueño (como a mí), prueba con estos tips:

  • Baño con agua tibia o refrescante (si en tu caso sientes mucho calor).
  • Beber un té de manzanilla o especial para el sueño.
  • Acostado has algunas respiraciones profundas.
  • Hazte la pregunta cómo sería…e imagina una situación en la que todo te sale bien. Ejemplo:  cómo sería un día genial para mí, o una semana en la que todo lo disfruto.  La idea es que cierres con una visualización positiva el día y dejes al subconsciente trabajando en generar ideas para escenarios favorables.
  • Desconecta el celular y el wi fi, pon el teléfono móvil en modo avión.

5 -Saborea lo que comes.

Evalúa cómo comes.  Te llevas a la boca las porciones, masticas y tragas, casi sin deleitarte con los sabores, colores y olores de lo que estás ingiriendo.  Pues vas a hacerlo diferente.

Esta semana vive una aventura sensorial con tus comidas, un romance.  Observa tu plato, sus colores, formas; vas a probar cada bocado saborea, procura adivinar qué ingredientes hay y si los sabes pues cocinaste tú, intenta detectarlos dentro de la mezcla de sabores.

Siente la textura de lo que comes, mastica con más calma, saborea.  Imagina si esa fuera la última comida que pudieras probar, con seguridad prolongarías la experiencia.  Deja un espacio de tiempo entre cada porción.

6 -Dedica al menos 15 minutos cada día a encontrar inspiración.

Hazlo intencional que no quede al garete y esos 15 minutos sean cuando puedas.  Así no funciona.

Escoge un día en el que revises tu semana y planifiques cada día, según tu agenda, dónde puedes tener esos 15 minutos.

Lo ideal es que sucedan más o menos en el mismo lapso cada día, salvo contadas excepciones.  Puede ser incluso antes de dormir o al despertarte.

Qué haces para encontrar inspiración, pues tú te conoces mejor así que debes determinar qué te inspira.  Tal vez sea pintar, cantar, escuchar música, leer algunas biografías o historias cortas motivadoras, ver tu tablero de visión o vision board con imágenes de aquello que deseas lograr y frases positivas que para ti tienen un gran significado.

Para otras personas puede ser pasar esos 15 minutos en compañía de alguien más.

7 -Aprende algo nuevo y practícalo.

Se parece a la opción número 1, pero es diferente porque no necesariamente tiene que ser algo que te saque de la zona de confort.  En este caso basta con que sea una experiencia nueva para ti, aunque no te produzca mariposas o te cause excitación.

Se trata de estimular las conexiones de más neuronas al aprender algo que te desafíe un poco o simplemente desconozcas.

Ahora hay muchas opciones de cursos gratuitos online así que fuera las excusas de “no tengo tiempo”, “estoy corto de presupuesto” o se me “dificulta llegar al lugar”.

Aquí algunos vínculos de lugares en los que puedes encontrar cursos gratuitos.  Khan Academy, Coursera, Udacity, Canvas Network, Code Academy, Udemy.

8 -Practica semanalmente un pasatiempo que te encante.

sentirse vivo
Photo by bady qb on Unsplash

Ya hay actividades que practicas y pasatiempos que disfrutas.  Algunos están en tu rutina y otros se han quedado por fuera.  Pues vas a tomar uno de esos hobbies que has abandonado pero que te nutren el alma y lo vas a encajar nuevamente en tu semana.

Esto se relaciona con el punto 3.  Darse cariño es también abrir esos espacios de tiempo especial para compartir, en este caso contigo mismo, haciendo algo que te emociona.

Una vez por semana tampoco es una demanda exigente, es lo mínimo que una persona puede regalarse en aras de sentirse vivo.

9 -Conéctate con tu propósito de vida.

Las metas son esos retos a corto, mediano y largo plazo que tienes y que te mueven por un tiempo hasta que los logras.

Tu propósito de vida tiene que ver más con tu misión y el rumbo que quieres tener en todo momento.

Es responder a la pregunta ¿para qué estoy aquí?  En esencia para muchos la respuesta es para ser feliz y ¿eres feliz? Lo eliges a diario o es una sensación que se da muy de vez en cuando.  ¿Qué haría que te sintieras feliz cada día y te regocijaras con el recorrido y no solo un destino final?

¿Cómo puedes llevar una vida que sientas tiene significado y propósito?, ¿qué te mueve?, ¿te acuestas orgulloso de ti cada día?, ¿qué podrías hacer a diario que haga la diferencia en tu vida?, ¿qué impacto puedes generar en la vida de otros?, ¿cómo quieres ser recordado?, o ¿qué huellas quieres dejar en cada lugar por el que pases o por cada vida que toques?, ¿dejas huellas o cicatrices?, ¿cuál es tu legado?

Te puedes hacer más preguntas (aquí te dejamos algunas más).  La idea es que reflexiones y las respondas, principalmente concentra tu atención en ese legado que quieres dejar no solo cuando ya no estés, sino cada día qué sensaciones quieres dejar en quienes te traten y en ti mismo para que la elección natural sea ser feliz.

10 -Aprecia y agradece a diario lo que tienes y lo que la vida te ofrece.

La gratitud te mantiene vivo y te conecta con la felicidad.  Estás tan rodeado de tesoros solo que ya los das por sentado y los ves como algo normal, insignificante o corriente.  Imagina un poco cómo sería tu vida si no tuvieras agua, energía eléctrica, internet, acceso a una computadora, un techo bajo el que vivir, un cuerpo y una mente sanos.

Agradece también las dificultades, los desafíos, las personas y relaciones que te resultan difíciles, las experiencias que te parecen desagradables, porque todo esto te enseña, te da lecciones, te provee de habilidades o cualidades, te califica para algo, te hace mejor persona o te ayuda a descubrir tu potencial.

Detrás de cada experiencia, por complicada o aterradora que parezca, hay un regalo listo para ser descubierto.  Tu tarea es encontrarlo.

Agradece a diario, cada vez que despiertas por la nueva oportunidad y cada vez que te acuestas por todo lo experimentado y el potencial que hay en ello.  Más ideas de todo lo que puedes agradecer aquí..

11 -Consiéntete al menos una vez por semana.

Tu niño interior quiere que lo atiendas.  Qué es eso que tanto te gusta hacer o experimentar que quieres retomar.  Te gusta jugar, ir al cine, viajar o conocer algún lugar nuevo (se relaciona con el punto que viene), pintar, bailar, ir a un spa, ir a comer a un restaurante, comer un helado o postre.

Tu elección va a variar de acuerdo con gustos y presupuesto.  Sé creativo, no todo tiene por qué costar dinero, hay muchas opciones de costo cero o en las que debes incurrir en gastos mínimos.

Se trata de darte ese pequeño momento de placer que te haga sentirte vivo.

12 -Conoce y explora lugares nuevos para ti.

Sales de casa y tomas siempre las mimas rutas para no arriesgarte a llegar tarde al destino. Entonces al menos una vez por semana, o siquiera al mes, proponte ir a conocer un nuevo lugar.

Si tienes fondos para irte de viaje está muy bien, pero si no, basta con que visites un lugar que llama tu atención y al que no has ido nunca.sentirse vivo

Acude con la curiosidad de un niño, mira todo con detenimiento, descubriéndolo.  Entra por cada espacio o rincón; observa los detalles, los colores, siente las texturas, aprecia las formas; cierra también por un momento los ojos (si estás acompañado y el sitio es seguro) y concéntrate en grabar los sonidos y los olores para que te lleves una memoria completa de este lugar.

13 -Repite los 12 puntos previos cada semana o mes.

La idea es que esto no sea el experimento ocasional del mes sino un estilo de vida, parte de ti.

Y no te preocupes, no será una rutina más porque vas a añadir creatividad e ingenio, que de seguro te sobran y lograr que sean aventuras, sensaciones o actividades diferentes.

Si no deseas hacer las 12 en un mes, las puedes dividir a la mitad y haces 6 un mes y 6 el otro y así las vas turnando o te programas durante un trimestre.

Aquí lo esencial es que vayas adoptando estas actividades como hábitos, para reavivar tu llama y la capacidad que todo ser humano tiene de sentirse vivo una y otra vez.


Vive una vida más simple, bella y feliz cada día.  ¡Gracias por visitarnos!   Te invitamos a suscribirte a nuestro sitio.

Si te gustó esta entrada 13 maneras de sentirse vivo, nuestra mejor recompensa es que la compartas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.